miércoles, 30 de julio de 2014

Retos Online

Mientras navegaba por diferentes blogs que habían llamado mi atención, me cruce con este reto y pensé: “Es justo para mi”.
Obviamente se preguntaran la razón… o quizás no.
Pues, soy una fanatiquilla encubierta de este genero. Si revisas mi Papyre, encontraras varios títulos de esta temática, aunque es poco probable que me encuentres refregándoselo en la cara a alguien.
No me avergüenza mi gusto por la erótica, es mas, yo misma tengo escritas varias historias que calificarían en esa categoría. Por no mencionar que me encantan esas escenas tan ardientes que poco falta para que se incendie el libro. Pero sin tengo que ser sincera, me daría algo de calorcito tener que andar sentada en el colectivo leyendo una de estas novelas en papel.
Más que nada porque algunas tienen portadas más que sugestivas, y prefiero ahorrarme los comentarios mal intencionados de ciertos ciudadanos obtusos que se piensan que porque a una le gustan las novelas  eróticas tiene menos neuronas que una piedra. O incluso, que se piensan que una es una solterona frígida que esta tan hastiada de todo que solo encuentra algo de consuelo leyendo erótica, porque somos incapaces de conquistar a un hombre.
Leo para relajarme, y disfrutar no para terminar a los mamporros con l@s entrometidos de turno.


Por supuesto,  no nos olvidemos del “LDH”. ¿Qué quien es? Lector De Hombro.
Nada más y nada menos que el curioso que se sienta a tu lado en el transporte público, y en vez de preocuparse por sus asuntos, no deja de leer tu libro. Y por si fuera poco, se da el lujo de fruncirte el seño si resulta que cambias de pagina porque lees mas rápido que él/ ella.
Una ojeadita al libro, yo lo puedo entender. Todos lo hemos hecho alguna vez. Generalmente, soy mas participe de preguntarle directamente a la persona que esta leyendo y eso solo suele dar pie a charlas de lo más interesantes. Pero que prácticamente se te cuelguen del hombro para leer.
Eso no.
Si tanto quieren leer, ¿Por qué no se traen un libro propio?

Se preguntaran la relación entre este y la erótica.
Bueno, el LDH es el típico que no te va a hacer ningún comentario pero que constantemente te dará miradas de reojo con una expresión muy particular en los ojos, hasta que te den ganas de golpearlo en la nariz con el libro.

Pero, superando estos mínimos obstáculos además de dos niños pequeños, un marido exigente y todos los deberes de una amada de casa, estoy decidida a salir victoriosa de este desafío.
A la brevedad subiré los títulos con los cuales planeo triunfar.


Cariños,

No hay comentarios.:

Publicar un comentario